domingo, 16 de febrero de 2014

Fe y Autoestima

Hace muchos años, tuve un perro, un ovejero alemán, llamado Rocco, que me enseñó el valor de caminar por la vida, siendo quién uno es.






2 comentarios:

  1. Muchas Gracias Morá Deborah, su mensaje es de gran ayuda, Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tí Yeznaret! Tu comentario me alegra mucho! :)

    ResponderEliminar